COMUNITAT DE LA CASA DE FORMACIÓ DE SABADELL

Tenim la certesa que hem de donar testimoni de la nostra vocació i que hem de viure segons l’estil de la mare Janer, arrelades en Jesucrist i, en Ell i per Ell, servir els germans. Aquesta reflexió ens ha conduït a preguntar-nos: On som? Qui ens informa? Què és el que fem?

 

On som?

En situació de recerca constant, comunitat que creix i que vol seguir Jesús i viure com Ell va viure. La pregunta que neix en el nostre cor és: com podem donar a conèixer l’autèntic rostre de la vida consagrada avui?

 

Qui ens informa?

  • La Paraula de Déu, “Estudieu i mediteu la vida de Jesucrist”.
  • Les Constitucions ens impulsen a viure l’estil de vida de la beata Anna Maria Janer.
  • La formació permanent ens il·lumina per aplicar-la a la realitat.
  • La comunitat en si mateixa és un caudal de vida testimonial.
  • I, per nosaltres, els germans són bona notícia.

 

Què és el que fem?

  1. Alimentar-nos de la vida de Crist perquè totes les nostres intencions, accions i operacions vagin purament encaminades a major glòria de Déu i a un millor servei als germans.
  2.  Treballar perquè:

  • El nostre tracte amb el germà sigui senzill, acollidor, alegre, reconciliador, sempre amb una bona actitud d’escolta.
  • La missió assignada la visquem amb entrega i amor.
  • Les necessitats dels germans i la manca de vocacions sempre estiguin presents en la nostra pregària.
  • Tinguem l’audàcia i la discreció per atansar-nos als joves que vegem amb una certa disposició per a la vida consagrada.
  • Trobem els mitjans adequats per a donar-nos a conèixer, per exemple la pàgina web.

COMUNITAT DEL COL·LEGI DE SEVILLA

“Jesús subió a una montaña donde pasó la noche orando a Dios. Al amanecer fue llamando a los que quiso para que convivieran con El y para enviarlos a la misión que les asignase.”

(Mc 3,12-14)


Lo que Jesús realizó en su vida mortal, continua haciéndolo a lo largo de los tiempos. Nosotras lo constatamos a través de nuestra historia personal.

Como comunidad reconocemos que cada una recibimos la llamada que nos condujo a ser miembros de la Congregación de Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell. El Señor se valió de personas y circunstancias que nos encauzaron hasta llegar a compartir el carisma de Ana Mª Janer. Hoy tratamos de vivirlo con las hermanas que formamos esta comunidad de Sevilla.


Estamos convencidas que el mejor testimonio de vida tiene sus raíces en la experiencia de Dios. En la oración y en la Eucaristía, especialmente, encontramos nuestro nudo de unión. Queremos vivir la fraternidad con gozo y con empeño de construirla día a día, desde la diversidad de modos de ser.


La Palabra del Señor, “Yo estoy con vosotros como el que sirve” (Lc 22,27) nos anima a llevar a cabo la misión encomendada como Ana Mª Janer vivió su ideal: ver a Jesucristo en cada hermano a quien servimos. Vivimos con gozo el desempeño de las distintas misiones que llevamos a cabo: educación, sanidad, atención pastoral a los jóvenes, acogida a personas que solicitan nuestra ayuda…

No olvidamos la recomendación que nuestras constituciones nos dan en el nº 61: "la hermana de la Sagrada Familia debe ser siempre transmisora del mensaje evangélico". Con nuestro testimonio de fraternidad y alegría queremos anunciar a quienes nos rodean que vale la pena responder con un “SÍ”, como María, a la invitación del Señor a seguirlo en la vocación a la que cada uno se siente llamado, para entregar la vida con sentido de consagración ya sea en la vida consagrada, en la vida matrimonial o en el sacerdocio.


Manifestamos nuestra gratitud al Señor por el don recibido y nos comprometemos a seguir orando personal y comunitariamente por las vocaciones, según las directrices emanadas de la Congregación.