COMUNITAT DEL COL·LEGI D'UTRERA

“Al llamarnos Dios nos dice: “¡Tú eres importante para mí, te quiero, cuento contigo!” (Papa Francisco)

“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra” (Lc 1,38)


Nuestra comunidad, formada por seis hermanas, nos sentimos agradecidas por ser elegidas y convocadas por el Señor. Esta realidad sólo se puede vivir dejándonos conducir por el mismo Jesús –centro de nuestras vidas- y viviendo en fidelidad el Carisma recibido por nuestra Beata Ana Mª Janer. Expresamos nuestro convencimiento que el que nos guía es el Señor a quien recibimos diariamente en la Eucaristía y confiamos en su amor y fortaleza.

En este pueblo de Utrera y en este colegio, queremos ser continuadoras de esa “Caridad hecha servicio” junto a los niños y jóvenes, junto a la comunidad educativa, junto a los enfermos y ancianos en soledad que necesitan llenar sus vidas de sentido, en medio de las dificultades de nuestro mundo actual y viendo en todos ellos el rostro de Cristo.

Queremos que nuestra presencia –sencilla, humilde, familiar, alegre, cercana- sea interrogante en el colegio y en el pueblo porque, aunque nuestras fuerzas no sean grandes, sí lo es la Fuerza de Dios en nosotras, a través de la oración y los sacramentos, para ser testimonio de respuesta a la vocación recibida y presencia de la Congregación en la Iglesia.

Tenemos el convencimiento que, hoy, la misión educativa es más necesaria que nunca en una sociedad carente de valores trascendentes, sin sentido ético y confundido ante la corrupción social. Por eso creemos que es un momento de Dios presentar a los jóvenes la vocación a la vida consagrada enseñando al que no sabe, que es una forma más de evangelizar.

Deseamos ser en este momento, esperanza y alegría en nuestro entorno con la ayuda de Ana Mª Janer y viviendo el sentido de familia que nos caracteriza a la Congregación.



COMUNITAT DE "EL CLOT"

Que cadascú ajudi els altres amb els dons que ha rebut, ja que heu de ser bons administradors de la gràcia de Déu, que pren formes tan variades. Si algú parla, que sàpiga que transmet paraules de Déu. Si algú presta un servei, que es valgui de les forces que rep de Déu. Així Déu serà glorificat en tot per Jesucrist.

(1 Pe 4, 10-11)

 

El nostre testimoni neix d’una experiència de Déu que ens ha arribat per mitjà d’uns intermediaris que Ell mateix ha posat en el nostre camí: la família, l’escola, diferents testimonis… tant en la infantesa com en l’adolescència i la joventut.

Ens hem sentit cridades cadascuna, pel nostre nom, a estar amb Déu i donar una resposta a aquesta crida més enllà de la missió de servei que se’ns encomana.

En un procés de discerniment constant, superant interrogants, pors, dificultats… i aprofundint en una actitud personal de recerca de la voluntat de Déu, hem anat donant resposta a aquest projecte de vida que ens il·lusionava i que intuíem que ens podia fer feliç: estimar Déu en les persones que ens envoltaven. 

El model de Jesús i la manera de fer de la Mare Janer van anar entrant dins nostre i transformant el  nostre cor al llarg del temps.

Avui, aquest projecte de vida que s’ha anat configurant dia a dia, el vivim amb alegria i senzillesa, entregades a la missió que ens ha estat confiada i en una comunitat que ens ajuda a créixer en la nostra pròpia identitat.